29.2.12

Por si me los cruzo ahora en la calle

Justo recién me maquillé y después leí un poema que me hizo llorar.
Ahora me voy a la bicicletería como un osito panda, con las ojeras negras.
La gente le teme a la fragilidad, incomoda que otro llore.
Los hace sentir culpables si tienen algo que ver y si no tienen nada que ver no saben cómo manejarlo.
Por ahí ahora en la calle piensan que estoy triste.
Yo estoy feliz por tener la capacidad de emocionarme con una poesía.
¡Salud, camaradas! El entusiasmo es perceptible.




(a julia love)

2 comentarios:

  1. Las lágrimas también son perceptibles, y es cierto: icomodan. Guárdese sus emociones, m'ija, que tampoco es cuestión de hacer alarde...

    ResponderEliminar
  2. Ah no, estoy a favor de lo contrario!

    ResponderEliminar